Entidades locales menores

Entidades locales menores

Las entidades locales menores se consideran legalmente entidades locales de ámbito territorial inferior al del ayuntamiento, con personalidad jurídica propia y facultades para gestionar sus bienes y servicios. Se les asignan competencias para administrar y conservar su patrimonio, así como para ejecutar obras y servicios de su interés.

Esta cualidad se reconoció por primera vez en el del Estatuto municipal de 1924, que define la entidad local como un núcleo separado de edificaciones, formado por un conjunto de personas y bienes, con derechos e intereses peculiares y colectivos, diferenciados de los generales del municipio.

Actualmente hay en Pontevedra ocho entidades locales menores: Arcos da Condesa (Caldas de Reis), Bembrive (Vigo), Camposancos (A Guarda), Chenlo (O Porriño), Morgadáns (Gondomar), Pazos de Reis (Tui), Queimadelos y Vilasobroso (ambas en Mondariz).

La organización de las entidades locales menores se establece en la propia legislación. El alcalde pedáneo convoca y preside las reuniones, ejecuta los acuerdos de la junta vecinal, aplica el presupuesto, ordena los pagos y rinde cuentas de su gestión, además de velar por la conservación de los caminos rurales, fuentes y montes.

Existe además una junta vecinal compuesta por el alcalde pedáneo y un número par de vocales, dos o cuatro en función de la población existente. Este órgano tiene competencias para aprobar el presupuesto, la censura de cuentas y las ordenanzas; para administrar y conservar los bienes y derechos de la entidad; y para ejercer las acciones judiciales y administrativas oportunas. En general, sus funciones son aquellas que en un ayuntamiento están atribuidas al Pleno.